viernes, abril 07, 2006

Ahora Internet dizque mata

At the seashore, between the land of atoms and the sea of bits, we are now facing the challenge of reconciling our dual citizenship in the physical and digital worlds”. Hiroshi Ishii. MIT Media Lab

Anoche tuve que pasar por una de esas boticas-automercados-tiendas-de-conveniencia, en que se han convertido las farmacias de hoy, y esperando en una laaaarga cola cayó en mis manos una revista Selecciones.

Aburrida de que ningún código de barras pudiera ser leído por la máquina y el cajero tuviera que introducirlos lenta y manualmente, empecé a hojearla y me topé con un artículo titulado “Pasiones que matan”.

Pues resultó que ¡la principal pasión que mata es Internet!

Sí, al parecer quienes que trabajamos, estudiamos, nos divertimos o webeamos por aquí estamos en sumo peligro. Y no porque nos pueda crear adicción o dificultades para relacionarnos en el mundo real, o cualquiera de los otros supuestos efectos negativos que voceros ortodoxos se han encargado de machacar, casi siempre sin asidero científico (Estudios, en cambio, sí han demostrado que Internet fomenta las relaciones sociales, por ejemplo)

Esta vez la revista le achacaba a Internet nada menos que el suicidio –o casi suicidio, no entendí muy bien, no sé si por lo pobre de la literatura o por las ruidosas quejas de mis compañeros de cola- de un joven que consiguieron colgado del cordel de la cortina de su cuarto, dizque practicando un juego de asfixia controlado, que había aprendido en Internet, para simular la sensación de ciertas drogas.

La Red también fue la supuesta culpable de que una adolescente dejara de comer para “ganarse la aceptación de sus pares en Internet”, como si la anorexia, la bulimia y otros males similares no hubieran existido antes del ciberespacio. No pude seguir la lectura porque me tocó pagar.

Pensé en comprar la revista, para ver si el artículo no era más bien una broma por el día de los inocentes; pero al final no quise contribuir con las ventas de semejante ridiculez, maniqueísta y simplista.

Lo que más me sorprendió y entristeció fue ver como una publicación tan antigua que se jacta de ser “la revista de mayor circulación mundial”, con una “audiencia superior a 3 millones de lectores mensuales” continua demostrando -a vox populi y casi diría con orgullo- tamaña ignorancia, como antes lo hicieron –y se equivocaron– otros medios y voceros con las grandes innovaciones de la historia.

El ciberespacio, como el mundo real, alberga de todo. Existen páginas pornográficas, sí, como negarlo. Pero también están los sitios de ayuda a personas que han sufrido violaciones, foros para la asistencia de pacientes con anorexia o cáncer, juegos que mejoran la coordinación y memoria de los niños, y casi cualquier otra cosa que pudiera imaginarse.

Esto sin contar la pelusa de ser el archivo de conocimiento más inmenso y accesible de toda la historia de la humanidad.

Ninguna tecnología o innovación es buena o mala per se. Lo definitorio es qué hace el hombre con su creación. Se pueden hacer cosas que apoyen y potencien la vida, como cosas que la denigren y limiten.

Y como se decía en un capítulo de la serie Numb3rs, conocer cómo funcionan internamente los átomos ha permitido crear la bomba atómica, pero también la energía nuclear –la más limpia si es bien utilizada- y el desarrollo de tratamientos médicos que han salvado innumerables vidas.

Susana Funes, Socia Directora de ContenidoInteligente

6 Comments:

Anonymous Yli said...

Hola Susana, me llamó la atención tu post porque casualmente en estos días leí ese artículo de Selecciones (se llama “Emociones que matan”) y al igual que a ti me sorprendió lo que dice.

Mmmm... pero considero que siendo un poco objetivos, en la lectura se hace mención a que algunos sitios web promueven la práctica de ese tipo de hábitos autodestructivos y no Internet en general.

Pero bien es sabido por todos que esta situación no es exclusiva de Internet... así como hay algunos sitios web, también hay algunos programas de televisión, algunas revistas, algunos libros... en fin.

En mi opinión lo que allí se expresa es la preocupación de algunas familias norteamericanas por la creciente tendencia de su sociedad y especialmente de los jóvenes a la práctica de antivalores... ahora, es cierto que no observé en la lectura una conclusión clara acerca de que la tecnología y particularmente Internet no son las causas de esa situación, sino medios que pueden utilizarse para difundirla... obviamente, las causas son mucho más complejas: la educación, la formación familiar... pero eso ya es otro tema.

Lo que sí me gusta de la revista es que últimamente está motivando la participación de los lectores... por ejemplo, no sé si viste al final del artículo una invitación a opinar sobre el tema, indicando un email... tal vez esa es su intención, generar polémica para que la gente se anime a opinar y debatir.... otra prueba más de la convergencia de medios de la que tanto se habla. Algunas de estas opiniones luego las publican en ediciones posteriores en una sección dedicada a ello.

Y ojo... me gusta la revista pero soy una apasionada de Internet y la tecnología en general... jejeje

7:05 p. m.  
Anonymous Joel said...

Pana, yo sinceramente creo en este mundo hay de todo.. si hay libros de cómo armar una bomba, también hay páginas de cómo armar una bomba... así que no me extraña que existan esas páginas....

Lo que quiero decir es que el que escribió el artículo muy posiblemente no pensó que se pudiera generalizar de esa manera el título.

1:58 p. m.  
Blogger ContenidoInteligente said...

Gracias Yli por tus comentarios y recordarme el nombre correcto del artículo. Ciertamente se llamaba “Emociones que matan”. Como escribí antes, tuve tiempo de leer sólo hasta que llegué a la caja, así que no noté la posibilidad de darle feedback al autor, pero sí leí los dos casos completos. También busqué –sin éxito- una versión en línea.
Estoy de acuerdo contigo respecto a que en Internet hay contenidos que pueden relacionarse con “antivalores”, lo que no me gustan son las generalizaciones y que se quiera “matar” al mensajero o, en este caso, al medio.
En cuanto a esto, también contesto a Joel: el artículo sí daba pie a las generalizaciones. El título de mi entrada era precisamente una parodia para evidenciar lo exagerado del artículo (el verbo “matar” no lo empecé a usar yo, sino el autor de la nota).
Se decía que el joven que casi se suicida jugando al ahorcado, “obviamente aprendió el juego en Internet” (creo que esa era la frase, Yli, puedes buscarla). También se resaltaba que la adolescente dejó de comer para ganarse la simpatía de sus amigos en Internet, no la simpatía de sus compañeros de escuela o para parecerse a las modelos en vallas, televisión o algo así. Se reiteraba demasiado que se trataba de Internet, como si a estos jóvenes no les hubiera pasado nada, sino hubiesen estado conectados.
Lo que sí debo admitir es que el articulito promovió el debate. Espero que sólo eso y no que a algún padre se le haya ocurrido desconectar a su prole, pensando que los riesgos son mayores que los beneficios.
Gracias por participar y nos seguiremos viendo en la red!
Susana Funes

2:34 p. m.  
Anonymous ->beto said...

Hola Susana!,

Indudablemente el artículo es polémico. Y como muchas de las cosas que se consiguen hoy día tiende a generalizar.

Yo creo ciertamente que internet no hace nada por sí misma, es el uso que le damos quienes surfeamos en ella lo que nos puede causar algún trastorno, no dormir por ejemlo. En Estados Unidos le llaman NetAddiction donde según explican, se puede determinar si una persona es o no adicta a internet.

¿Cómo quedamos los que trabajamos en la red?

Anyway.

Sí me sorprendió que Selecciones, fuera el motivo de tu artículo, lo que pensé fue: ¿Todavía existe?.

No sé hasta que punto son verdaderamente la revista más leída del mundo, pero como no se monten rápidamente en la era internet, no creo que sobrevivan otros 60 años. Aunque me parece que su negocio no es la publicación en sí, sino la publicidad.

vale, saludos.

12:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Una pregunta que me hago, respecto a lo que dijo Yli acerca de que el artículo reflejaba el temor de algunas familias norteamericanas... ¿no será más bien que artículos como éste de Selecciones, son los que promueven y potencian ese temor?

1:14 p. m.  
Blogger ContenidoInteligente said...

Gracias Beto por tus comentarios.
Te cuento que yo tomé la revista del anaquel, pensando precisamente eso: ¿todavía existe? ;-)
Estoy de acuerdo contigo respecto a que si medios como éste no se actualizan, no sobrevivirán mucho tiempo, por lo menos no considerándose las más leídos del mundo.
Susana Funes

1:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home